*Precio Máx: Red Fija: 1,21 €/min. Red Móvil: 1,57 €/min. Iva Incluido. +18 años.Servicio ofrecido por PlusUltra Telecom SL. Apdo. Correos 5037 – CP: 29080 Málaga

La experiencia ha sido muy buena, siempre tuve la fantasía de estar con un trans

Juan40 años, Oviedo

Mi chico se empeñó en verme en la cama con un travesti

Sara29 años, Lugo

Un travsti es lo que necesito cada noche antes de acostarme con mi mujer

Francisco36 años, Gerona

Vosotras sí que sabéis donde está el punto g

Victor27 años, Cáceres

Llamamos a diario para jugar en pareja, nos gustaría probarlo en persona

Carlos y Estefy26 y 40 años, Madrid

Después de probar semejante tranca, no sé si quiero volver con mi chica

Alfonso23 años, Valencia

Sois las mejores travestis que he encontrado en estos números

Pedro33 años, Almería

Teléfono Erótico Travestis

DEBES SABER

Que las personas «TRANS» son aquellas que no se identifican con su sexo, este término incluye a los travestis, transexuales y transgénero. Aunque parezca lo mismo, cada palabra agrupa identidades diferentes.

Atendido por auténticas Transexuales españolas

Los teléfonos eróticos de travestis han crecido exponencialmente en los últimos años, gracias en parte a los avances sociales que han contribuido a normalizar un colectivo que hasta hace no mucho, había sido discriminado y censurado. Las personas que recurren a estos números eróticos son tanto hombres como mujeres con historias muy diversas.

LO QUE TE ESPERA DETRÁS DE UN TELÉFONO ERÓTICO TRAVESTIS

✓ Todo tipo de fantasías prohibidas
✓ Transexuales españolas, latinas, orientales, salvajes y muy cachondas.
✓ Trans viciosas, versátiles con enormes tetas y bien dotadas.
✓ Una buena consejera que te ayudará a descubrir tu punto g

▶ Travestis xxx en Directo

Si tienes ganas de superar barreras, romper límites y explorar lo más salvaje del sexo. Llama al teléfono erótico travestis. Si te ponen los cuerpos esculturales, labios carnosos, los muslos apretados, los pechos prietos y los macro rabos, estás en el sitio adecuado. Un servicio exclusivamente para ti. Solo para mentes abiertas que quieren dar el salto a nuevas sensaciones. El teléfono erótico travestis es un placer extremo… Que no olvidarás jamás.

▶ Travestis teléfonos para todos los gustos

Para los pecadores, para los que necesitan cambiar de rutina, el teléfono erótico travestis está lleno de lujuria y desenfreno, son verdaderas transexuales acostumbradas a jugar con todo tipo de curiosos. Te van a enseñar muchas cosas nuevas que te harán perder la cabeza. Trans de categoría, con grandes vergas y buenas tetas harán delicias con tu cuerpo.

▶ Sexo telefónico travestis muy morbosas

Transexuales cachondas siempre con ganas de más. En los teléfonos eróticos travestis hay lugar para todo, da igual que seas virgen, nuestras trans saben cómo tratarte. Deja en manos expertas tus fantasías. Desconecta, escucha y déjate llevar. Ahora es momento de disfrutar sin prejuicios, nadie te conoce, cuenta que es lo que te pone y ellas te llevarán a lo más alto.

Precio Máx: Red Fija: 1,21 €/min. Red Móvil: 1,57 €/min. Iva Incluido. Mayores de 18 años.

RELATOS ERÓTICOS TRAVESTIS 💋

 

PASIÓN POR LAS MUJERES TRANS
ENVIADO POR CARLOS, ALICANTE 33 AÑOS

¿Qué hay de malo en fantasear con cosas prohibidas y sentir un deseo irrefrenable por cumplirlas? Todos tenemos nuestras filias y nuestro lado más oscuro. Carlos se la machaba pensando en metersela a un tío, sintiendo sus huevos rebotar contra los de él. Se excitaba muchísimo solo con pensarlo. Pero le ponía también una tía, la esencia de una mujer, agarrar y disfrutar de un buen par de melones. Rabos, tetas… ¿Utopía?

En realidad, Carlos era un chico con una vida «normal»… pero se moría por morder esa manzana del pecado del travestismo, ese cuerpo hecho para el pecado, tan lleno de vicio y lascivia.

Un día se decidió a probarlo. Primero, con una simple llamada erótica. Una llamada que cambió su vida, que le abrió las puertas de un universo de placer físico y mental. El teléfono erótico travestis. Algo rápido, directo, sencillo. Al otro lado, una voz que le abrió las puertas al paraíso…

Una voz que le pedía que le comiera de arriba abajo, que agarrara su entrepierna, sus nalgas. Quería tener el rabo de Carlos entre sus tetas, con los pezones duros, hacerle una cubana y que se corriera encima, que lo llenara de lefa… y que le reventara su culito, primero despacio, lubricándolo bien. Le pidió que se la metiera, deslizándose primero lentamente, sintiendo todo apretadito hasta el fondo… Y después que lo zumbara y lo empotrara, que lo jodiera vivo, azotándolo, agarrándole las tetas, agarrando su pene, gozando de su cuerpo, de su boca, de todo su sexo.

Y así Carlos se hizo la mejor paja telefónica de su vida. Con esa voz guiando su masturbación y su deseo, haciendo esa fantasía por fin real, compartiendo su mayor vicio, ese morbo… Que terminó en un orgasmo increíble, corriéndose dentro, en sus tetas, en su cara y en su boca. Todo a la vez. Ocurrió. Y fue un alivio, un placer brutal, inimaginable, real.

SEXO EN LA DISCOTECA, SOY TRANS
ENVIADO POR CRISTIAN, 31 AÑOS, VALENCIA

Nací Cristian pero me llamo Cristina. Si, soy una mujer travesti y me encanta salir de perreo cada vez que puedo. La última fue antes de la maldita cuarentena del coronavirus, salimos a celebrar el cumpleaños de mi amiga Paula. Todas estábamos deseando ir al garito de siempre (muy conocido en Valencia). Cuando llegamos, nos pedimos unas copas y salimos a bailar como locas. Bailamos y bailamos hasta que me di cuenta, entre luces y flashes que un machote, bien apuesto, de piel morena y ojos verdes, no me quitaba ojo de encima. Me puse a su lado y zorreamos todo lo que pudimos y más, nos frotamos sin parar hasta que la cosa se vino arriba. No tardó mucho en arrimarme la cebolleta. Me puso tan caliente que me lo llevé de la mano al baño más cercano. Nos metimos en el de las chicas, me subí el vestido y le mostré mi preciado tesoro, ni corto ni perezoso, sabedor de lo bien armada que estaba, empezó a chuparme enloquecidamente hasta el culete. Me puso tan cachonda que le obligué a girarse para encularle bien. No se lo pensó. Se colocó para que la clavara entera. Sin vaselina. Jadeaba fuerte, sin cortarse lo más mínimo, tengo que reconocer que esos gritos me hacían meterla con más ganas. Sus manos se apoyaban fuertemente sobre la puerta impidiendo que pudiera se abierta desde fuera. La tenía completamente dura, no fue necesario tocarle, se corrió con la última embestida, pude notar cómo salpicaba por el suelo con cada acometida. Nos vestimos, nos miramos, nos besamos y salimos fuera, para mi sorpresa, esperaba enfurecida su mujer, nos separamos en el camino como si no nos conociéramos de nada y mirando de reojos pensé… que bien te lo habrías pasado si hubieses visto a tu marido en el baño.

error: Copyright ©